Médicos estadounidenses sugieren que no se utilicen hisopos para los oídos!

La Academia Americana de Otorrinolaringología dicen que si la acumulación de cera no está ocasionando ningún síntoma adicional ni bloquea el conducto auditivo, debe dejarse tranquila. El cuerpo humano produce suficiente cera para mantener los conductos lubricados, limpios y protegidos. Cualquier sucio o partícula de polvo que trata de entrar queda atrapado en la cera, para luego ser expulsado fuera de la oreja con movimientos naturales como masticar. Para “limpiar cualquier exceso de cera, es suficiente con limpiar la parte exterior” de la oreja al bañarnos, recomendó Schwartz.

A nuestros oídos no debemos introducir “Ningún objeto de menor tamaño que nuestros codos”. Ya que al utilizar estos objetos podemos perforar el tímpano, dislocar los pequeños huesos internos y hacer incisiones en los canales auditivos, aunque se haga con mucha delicadeza y cuidado. Lo mismo aplica para las llaves de casa, las horquillas para el cabello, los palillos de dientes y

La recomendación no es nueva: es algo que los doctores han estado diciendo desde hace años, pero este jueves fue publicada por Academia Americana de Otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello (AAO-HNS por su siglas en inglés), en una nueva guía que busca ser más accesible para los usuarios.

Las repercusiones de ignorar este consejo, señalan, pueden ser fatales y conducir a la pérdida parcial o total de la audición y a sufrir de mareos y zumbidos.

Los especialistas aseguran que no es malo tener cera en los oídos.

“El uso de hisopos con punta de algodón puede empujar la cera más adentro del conducto auditivo y dañar el tímpano”, dijo en un anuncio el doctor James Battey, director del Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación. “Es cultural” querer tener los oídos limpios, añadió Schwartz, pero “no es una mala cosa tener cera en los oídos. Solo se trata de un problema cuando se acumula demasiada”.

COMPARTIR EN: